Hablemos de economía circular, este concepto novedoso e ineludible para el futuro.

¿Sabías que para el 2050 habrá más plástico que peces en los océanos? 

Más de 8 millones de toneladas de plástico ingresan a la cadena de desechos por año, y el 91% NO se recicla. (1)

Te dejo otro dato para pensar. De los 118 elementos de la tabla periódica, 90 son químicos naturales y de éstos, 44 se encuentran en peligro de extinción. (2)

  • ¿Podemos parar esto?

Sí. La respuesta se encuentra en la economía circular.

Cada vez es más evidente que los modelos económicos tradicionales necesitan una intervención para ser sostenibles.

Ser sostenible implica no condicionar los recursos ni el medio ambiente para las próximas generaciones.

  • ¿Quieres ser parte del cambio y apostar a la economía circular?

Entonces quédate por aquí, porque hablaremos sobre:

  1. 1¿Qué es la economía circular?
  2. 2¿Cómo nace el concepto?
  3. 3Además, te contaré qué características diferencian a la economía lineal de la economía circular, respondiendo al mismo tiempo porqué considero que es necesario introducir esta mirada en los negocios.
  4. 4También profundizaré sobre los principios de la economía circular. Esto te permitirá comprender su funcionamiento y a la vez comenzar a identificar cómo podemos introducir la circularidad en el modelo de negocio.
  5. 5Por ello vamos a ver la importancia de revisar tu modelo de negocio, y conocer las oportunidades para adoptar la economía circular.
  6. 6Finalmente, vas a conocer para qué sirve la economía circular para el desarrollo sostenible de las empresas, en un contexto de colaboración e interacción para enfrentar la situación compleja que tiene hoy el planeta.

A lo largo del post te dejaré tips que te ayudarán a pensar sobre cómo introducir tu negocio en el mundo de la economía circular. Ya sea desde el inicio, o bien si estás buscando alternativas para transformar tu empresa a un modelo de negocio circular.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular se define como un sistema que busca disminuir el ingreso o el uso de recursos naturales para producir, distribuir o consumir, disminuyendo también los desechos que llegan a los vertederos.

Se explica el término como un sistema cerrado que describe la interacción entre el medio ambiente y la economía, integrando un círculo virtuoso entre distintos sistemas.

Este concepto entiende que en todo negocio debe existir el triple valor:

ECONÓMICO

Los negocios y actividades comerciales son con fin de lucro.

AMBIENTAL

Toda acción directa o indirectamente afecta el medioambiente.

SOCIAL

Cuidando y potenciando a la ciudadanía local, regional y global.

Si bien el concepto de circularidad existe desde hace mucho tiempo, ya que las comunidades originarias cuidaban los recursos que poseían. El término “Economía Circular”, tal y como lo conocemos en la actualidad, es bastante reciente.

Cómo surge el concepto de economía circular.

La economía circular como concepto fue mencionado por primera vez en 1990, como un sistema cerrado que describe la interacción entre el medio ambiente y la economía, integrando un círculo virtuoso entre distintos sistemas.

Sin embargo, quien convirtió el concepto en un movimiento fue Ellen Macarthur cuando, luego de sus travesías por el mundo navegando, decide abrir su fundación en 2010.

La Fundación Ellen Macarthur se creó con el propósito de mejorar las condiciones de habitabilidad, trabajando en el reciclaje y la reutilización bajo un concepto que permite disminuir el volumen de residuos y aumentar tanto la productividad como la vida útil de los productos, reduciendo los impactos negativos en toda la cadena de valor.

Asistimos a un mundo que muestra cómo un sistema de consumo y de vida ha llevado a sobreutilizar recursos naturales, extinguiéndolos.

Un mundo que se encuentra rodeado de basura, llenando vertederos y con una imperiosa necesidad de reducir la contaminación en todos los sentidos.

Hoy nos encontramos que con el nivel de aumento de la población mundial estamos obligados a pensar y desarrollar nuevas formas de relacionarnos con el medioambiente y con la comunidad.

Pensemos que en el año 1900 había 1.600 millones de personas en el planeta, hoy es de 7.800 millones de personas y con una proyección a 2055 de 10.000 millones.

Estamos contaminando las fuentes de vida como el agua y la tierra. Lo cierto es que se ha llegado a un punto de inflexión donde el sistema de economía lineal ha dejado de ser una opción si queremos sostener la vida en el planeta.

Economía lineal vs. Economía circular 

Sólo entendiendo el funcionamiento de un sistema lineal, podremos compararlo con el sistema no lineal, o circular.

Cómo funciona el sistema lineal.

Cuando hablamos de economía lineal y forma de consumo, hablamos de una cultura, de una manera de comprender el mundo, que fue funcional mientras en el mundo no había la población que existe hoy. Donde no era necesario extenuar recursos y sistemas en pos de un mayor consumo.

La economía lineal permite describir el modelo tradicional de producción que se define como:

Economía Lineal

Esto indica no sólo cómo se plantea el sistema económico, sino también el modelo cultural de la organización. Es el modo en que la generalidad de las personas percibe el mundo, y su manera de ser y hacer.

Este sistema tiende a agotar el uso de recursos en la fase de extracción de recursos naturales que en muchos casos están en riesgo de extinción.

A la vez, busca aumentar la productividad de la empresa  llevando adelante un sistema de trabajo que puede vulnerar en ciertos casos a las personas, por las jornadas de trabajo y por el trabajo en sí.

Este proceso lineal también lo tiene incorporado en muchos casos el consumidor, quien usa y descarta cada vez a una mayor velocidad. Esto genera gran volumen de residuos que termina en vertederos.

Ahora bien, a medida que tomamos mayor conciencia sobre esta realidad, y a medida que comenzamos a dimensionar los impactos negativos, evaluando las externalidades que genera este sistema, hace que sea necesario reformular la manera de producir y de consumir.

Es importante aclarar que el sistema lineal se define por alto rendimiento económico. Para quien produce, porque aumenta su renta. Y para quien consume por el gasto que implica: compra barato.

Cuando entendimos el sistema, y los efectos, comprendimos que es necesario resetearnos. Revisar estos modelos que fueron importantes en un momento de la historia y hoy no marchan más.

Economía circular: porqué es mejor.

La economía circular promueve un modelo de pensamiento que rompe con la polarización entre “caro y barato”, porque al introducir el triple impacto lo que hacemos es cambiar el mindset, teniendo una mirada del mundo diferente.

Por ejemplo, este cambio de modelo muestra que ya el valor monetario de un producto es relativo a lo que contribuye con el medio ambiente.

Hoy las personas consideran que en su poder de compra pueden contribuir a mejorar las circunstancias del planeta, y por lo tanto se vuelve importante la decisión de compra.

La economía circular plantea un rediseño del modelo productivo, prestando atención a los recursos que se utilizan en la producción, evitando aquellos que estén en riesgo.

Diseñar un producto que evite generar residuos y que pueda ser reutilizado, transformado, distanciando la llegada del mismo al vertedero o bien, haciendo que lo que se convierte en desecho sea el menor volumen posible

Negocios que cuidan el planeta.

La economía circular se define en la oportunidad de generar negocios que cuidan los materiales, la vida útil del producto y su cadena de valor. Generando la menor cantidad posible de desechos, haciendo más eficiente el proceso productivo.

Economía Circular

Esto demuestra que cuidar el medio ambiente es también negocio, es decir, que podemos tener un negocio que sea rentable a la vez que cuida el planeta.

Entender que los residuos “son un negocio” implica comprender que podemos gestionar los recursos de manera diferente.

Esto nos lleva a pensar que podemos revisar la estructura de negocio lineal, para detectar cuáles son las oportunidades de economía circular que tenemos para realizar un producto que sea de bajo impacto.

Detectar oportunidades implica salirse de la caja y pensar alternativas que sumen valor a la cadena productiva, integrando no solo la empresa, sino también todo su grupo de interés, contribuyendo a una economía que sea circular

Esto muestra que es un ecosistema que se nutre de diferentes actores que interactúan no ya de manera lineal, sino que buscan la sinergia en la cadena de valor.

Es así como cada empresa desde su lugar puede aportar valor y generar oportunidades que tengan por resultado una mejora en los usos de recursos.

Para comprender y ser conscientes del impacto en la cadena de valor, es necesario establecer las mejoras y medir los resultados: lo que no se mide no se puede gestionar y viceversa. Así construimos economía circular.

Los principios de la economía circular.

Dentro de los conceptos de la economía circular existen tres principios básicos. A continuación, te los explicaré con claridad para que puedas observar por dónde podrías avanzar con tu empresa.

1.

Preservar y mejorar el capital natural.

Implica que se hace una selección de materiales y tecnología que buscan la eficiencia de procesos promoviendo la regeneración. Ello permite controlar los stocks y compensar los flujos de recursos que son renovables.

2.

Optimizar el rendimiento de los recursos.

Significa recircular materiales y componentes para remanufacturar el producto la mayor cantidad de veces posibles. Se basa en utilizar materiales para la producción que no contaminan.

Esta circulación permite la máxima utilidad de ambos ciclos, técnico (uso de material inerte y tecnología aplicada) y biológico (recursos orgánicos que pueden regenerarse).

Es necesario considerar que en ello intervienen diferentes diseños de los flujos económicos para establecer la rentabilidad, contribuyendo a la economía circular del negocio.

3.

Aumentar la eficiencia del sistema, disminuyendo los residuos que produce.

Un sistema eficiente, busca producir menos residuos.

Estos principios sobre la economía circular nos permitirán tomar conciencia de los procesos, rediseñarlos y generar impacto positivo. Por ejemplo, los recursos que utilizamos tanto en el producto como en el empaque. O las distancias que recorre la materia prima como el producto final a destino. Y así podemos continuar con una extensa lista de acciones de mejora sobre los que podemos trabajar.

Es necesario considerar que en ello intervienen diferentes diseños de los flujos económicos para establecer la rentabilidad, contribuyendo a la economía circular del negocio.

Esto implica evaluar los impactos que genera la empresa y gestionarlos. También necesita disminuir al mínimo posible la generación del impacto negativo.

Estos principios nos plantean la base de funcionamiento de una nueva manera de entender la economía, que implica necesariamente un cambio de pensamiento.

Por qué es importante revisar el modelo de negocio.

Un modelo de negocio circular se define en la oportunidad de diseño de toda la cadena de valor: cuidando los materiales, la vida útil del producto y su comercialización. Generando la menor cantidad posible de desechos, haciendo más eficiente el proceso productivo, y teniendo bajo impacto en contaminación.

El modelo de consumo está cambiando. Lo vemos a diario en el crecimiento de negocios sustentables que trabajan con conceptos como el reciclaje. Sea ello que se refiera al empaque o también a parte de la confección de producto.

Cuando hablamos de economía circular y negocios sostenibles, me refiero a que hay mucho más por pensar y hacer que sólo el reciclaje.

Este es el último eslabón dentro del cierre de flujos económicos y/o biológicos.

Es por ello que te invito a plantearnos aquí algunas reflexiones sobre la implicancia de revisar el modelo de negocio actual. También podemos hacerlo con ese proyecto que estamos diseñando para poner en marcha

La cadena de valor hacia la economía circular.

Primero es necesario definir sobre qué estás trabajando: producto bienes o servicios, para luego poner foco en lo importante de la cadena de valor.

Aquí te dejo algunos “TIPS” para observar tu cadena de valor, y descubrir qué puedes evidenciar en ella.

Análisis de las entradas.

Las entradas son todo aquello que ingresa al ciclo productivo de manera directa

Tienes que revisar cada una de las entradas del negocio para luego poder visibilizar las salidas

Así puedes chequear la extracción de materia prima, diseño y producción, logística de distribución, compra, uso, consumo y fin de vida.

Para ello es importante ser curiosos y preguntarse para cada estación sobre cuáles son las entradas que tiene el negocio.

Por ejemplo, sobre la materia prima:

  • ¿De dónde provienen los materiales que estoy usando en mi producto?
  • ¿Son locales o de otro lugar?
  • ¿Podría conseguirlos aquí?
  • ¿Cómo estoy produciendo?
  • ¿Qué herramientas utilizo?
  • ¿Son mis herramientas nuevas o viejas?
  • ¿Qué combustibles uso?
  • ¿Demanda el proceso el uso de algún químico?

Tienes que realizar este ejercicio con cada uno de los pasos para evidenciar “cómo haces lo que haces”.

Una vez que terminas con los inputs al sistema, debes comenzar por preguntarte acerca de las salidas.

Análisis de las salidas.

Las salidas son todas las externalidades o efectos negativos que tiene nuestra cadena de valor, que pueden afectar tanto lo medioambiental como lo social y claramente también lo económico.

Ahora pregúntate, por ejemplo para la extracción de materia prima:

  • ¿Qué desperdicios quedan luego de producir?
  • ¿Qué hago con esos sobrantes?
  • Si uso químicos, ¿qué sucede con ellos luego de su uso?
  • Los materiales que uso ¿están en extinción?
  • ¿Cómo es el cuidado de las herramientas?
  • ¿Cuánto consume de energía?

Así, pondrás en evidencia qué haces, cómo lo haces y cuáles son los impactos negativos de la actividad.

Hasta aquí, esta especie de diagnóstico te prepara para iniciar una etapa de creatividad e innovación.

Oportunidades de mejora.

Esta información relevada debe servirte para detectar cuáles son las oportunidades de mejora dentro de tu cadena de valor.

Es así como, por cada entrada, hay una o más salidas. Y por cada salida, deberías poder identificar una oportunidad de mejora.

A partir de aquí es donde inicia el gran desafío para incorporar la circularidad a tu diseño de negocio

Crear tu modelo de economía circular.

Es clave comprender que este cambio abarca el modelo de pensamiento no solo en el hacer sino también en el financiamiento, es decir que también implica un cambio en lo económico. Esto quiere decir que seguramente se modifique el flujo de fondos.

Lo cierto también es que, en la circularidad, los sistemas tienden a equilibrarse y son rentables, por lo cual no debe ser un impedimento el esquema económico. Es importante mirar el todo y no cada parte.

La resignificación del modelo de negocio te permite evaluar en qué agregas valor y ello se define en el propósito de la empresa.

Desde allí parte el concepto de “para qué hacemos lo que hacemos”, lo que debería ser el principal eje motivacional.

A partir de las mejoras que propongas y del propósito, es necesario definir las métricas de impacto. Esto te permitirá valorar los avances de manera interna.

También es una herramienta de comunicación para poder llegar al segmento de clientes que quieren consumir tu producto.

Recuerda que el cliente es quien tiene el poder de elegir en qué marca quiere invertir, si le facilitas la información adecuada estarás fidelizando ese cliente, y haciéndolo parte de tu negocio como un socio estratégico.

Para concluir, si consideramos cómo funciona la economía lineal y vemos cuál es una manera de generar y gestionar una transición, es posible advertir que es factible.

Podemos tomar aquellas oportunidades que surjan y establecer un mapa de prioridad para que sea alcanzable y planificado en el tiempo.

Esta transformación no solo es posible, sino que es necesaria y urgente.

La economía circular como marco del desarrollo sostenible.

Con un marco de conocimiento sobre la economía circular, es posible avanzar en el concepto de desarrollo sostenible.

Las organizaciones en general vienen de un proceso lineal que las abarca completamente, tanto en producción como en trabajo de las personas y relaciones dentro de la cadena de valor.

La economía circular promueve un modelo de pensamiento que es: inclusivo, regenerativo y colaborativo.

Inclusivo.

Entiende que para la continuidad necesitamos el compromiso de cada uno y de todos desde el lugar y rol que ocupemos (empresario, trabajador o consumidor).

Regenerativo.

Busca tanto en el sistema biológico de producto como en las relaciones interpersonales e interinstitucionales promover el bien común y el crecimiento conjunto, dejando fuera las individualidades

Es sabido que todos tenemos la oportunidad de contribuir a algo superior que nos abarca. Por lo tanto, es una consigna para estos tiempos comprenderlo e implementarlo en las decisiones de negocios.

Colaborativo.

Este modelo de trabajo implica desarrollar habilidades clave como la empatía y la compasión, que se asocian a ponerse en el lugar del otro. Esta dimensión lo que busca es potenciar el trabajo entre todos poniendo como objetivo la contribución colectiva. Y para ello es necesario comprender que aportamos a algo superior

Empresas sostenibles: creando impacto.

Para que una empresa sea sostenible debe pensar en el triple impacto: social, medioambiental y económico. El triple valor define el éxito del negocio.

Esta distinción es importante ya que muchas veces se espera que las acciones orientadas a lo social y medio ambiental vengan del lado de organizaciones sin fin de lucro.

Tanto el Pacto Global como los Objetivos de Desarrollo Sostenible nos proponen una serie de metas que desde las empresas podemos incorporar y contribuir a la sostenibilidad del planeta.

Estas acciones incluyen desde el cambio climático hasta la pobreza, hambre y problemas de género.

Todas las metas de desarrollo son posibles de integrar a la estrategia de la empresa y lograr así contribuir a la mejora en la sostenibilidad del planeta.

Ya mencionamos que los consumidores, en muchas ocasiones y cada vez más, van a elegir nuestros productos por cómo los hacemos y para qué, es decir con qué impacto.

También es necesario decir que como empresa estamos llamados a contribuir a la sostenibilidad. Ello redunda en un círculo virtuoso ya que, si se aplican los principios de la economía circular, vamos a cuidar recursos. Y si lo extendemos a las personas, vamos a cuidar y promover su mejor versión profesional.

Nuestro grupo de interés necesariamente está incluido, ya que fundamentan el propósito y avalan nuestro trabajo colaborativo.

Todos crecemos cuando dimensionamos los impactos positivos que generamos.

Crecemos en lo económico, en lo social y en lo medio ambiental. De esta manera garantizamos la sostenibilidad propia y del planeta.

Conclusión

Te dejo un resumen de los puntos más importantes que has visto a lo largo del post:

  • La economía circular es un sistema que propone un cambio en la mirada de lo que hacemos. Pasar de extraer, producir, distribuir y desechar, a una mirada circular, para hacer eficientes los procesos.
  • Si bien el término existe desde el principio de los tiempos fue Ellen Macarthur quien lo popularizó cuando creó su fundación en 2010, generando un movimiento sobre economía circular, llamando la atención sobre las problemáticas vigentes.
  • En la economía circular existen 3 principios que apuntan a la preservación de los recursos naturales, la optimización de los recursos y la eficiencia en los sistemas productivos.
  • Es importante revisar nuestro modelo de negocio, y los beneficios de transformarse a una economía circular.
  • Como parte de la estrategia de economía circular, es importante y también existe una necesidad de desarrollar organizaciones y negocios sostenibles es decir de triple impacto.
  • Vivimos en un planeta que puede agotarse en recursos naturales, donde la cantidad de habitantes sigue creciendo.
  • Todo ello genera un impacto, y hoy como empresas estamos llamados a comprometernos y hacernos cargo de todas las externalidades negativas que estamos generando.

Cambiemos el modo de comprender el mundo, entendamos que la economía circular es el camino para aportar valor y conciencia sobre la sostenibilidad del planeta.

Comparte tu experiencia.

Para finalizar, si tienes una empresa o trabajas para una, te animo a enriquecer este post con tus respuestas:

  • En tu empresa, ¿trabajan con un sistema lineal o circular?
Si tu respuesta es “Lineal”…
  • ¿A qué se dedica tu empresa?
  • ¿Considerarías adoptar la economía circular?
  • ¿Te interesaría aumentar tu rentabilidad creando nuevas líneas de negocio a partir de los desechos?
  • ¿Crees que estás listo para cambiar a una economía circular?
  • ¿Te puedo ayudar?
Si tu respuesta es “Circular”…
  • ¿A qué se dedica tu empresa?
  • ¿Cuáles son las buenas prácticas que ya tienen establecidas?
  • ¿Te interesaría encontrar puntos de mejora?
  • ¿Quieres contarme sobre tu negocio?
¿Te interesó este artículo?
  • Estás invitad@ a compartirlo en tus redes sociales y con tus colegas.

Paola

Fuentes

(1) FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) Microplastics in fisheries and aquaculture

(1)   Revista National Geographic

(2) ACS (American Chemical Society) Endangered Elements

(3) WorldOMeter – World Population by Year

Sobre Mí

Experta en Consultoría Sistémica. Licenciada en Sociología.

| Enfocada en ayudar a Pymes y Empresas Familiares aportando soluciones estratégicas para mejorar los resultados y aumentar la productividad.

| Especializada en Economía Circular para asesorar y acompañar a las empresas a identificar oportunidades de nuevos negocios a partir de los residuos.

Deja tus comentarios

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Entradas Relacionadas

>