Los negocios circulares surgen para ofrecer respuestas a graves problemas como la contaminación, el desabastecimiento de recursos o el crecimiento de la población mundial.

¿Quieres usar tu talento, innovación y creatividad para detectar problemas que afectan al medioambiente y a la sociedad y transformarlos en oportunidades de negocios?

Todas las organizaciones desde su génesis persiguen un sueño, tienen un fin motivado en dar respuesta a determinadas necesidades.

Lo importante es que estas necesidades, que pueden ser propias del emprendedor o para un beneficio de terceros, nacen para dar solución a un problema, independiente del foco de interés.

Hoy quiero poner sobre la mesa porqué es importante “hacer negocios” a partir de una problemática, sea social o medioambiental.

También, responder a estas preguntas: ¿Cuáles son las posibles soluciones? ¿Es posible dar solución a todos los problemas?

Estos son los temas que trataremos a lo largo de este post.
  1. 1
    Conocer el contexto de lo que pasa hoy en las empresas y cómo surge la necesidad de mirar al medioambiente y a lo social. Poniendo el foco en los negocios circulares.
  2. 2
    Encontrar conceptos que te ayudarán a pensar en la transición hacia la economía circular. Teniendo en cuenta en la construcción de estos nuevos modelos de negocios circulares, el propósito de la empresa y tu propósito personal.
  3. 3
    Saber porqué es importante crear negocios dentro de la economía circular que den soluciones a las problemáticas sociales y medioambientales.
  4. 4
    Conocer algunas estrategias para definir oportunidades en este medio y cuales problemas elegir para resolver.
  5. 5
    Plantearte cómo “hacernos responsables por lo que generamos.”
  6. 6
    Conocer cuáles son las posibles soluciones y si es posible dar una solución a todo.

El gran reto al que deben enfrentarse las organizaciones es  dar una respuesta contundente a los problemas demográficos, medioambientales y sociales que tiene actualmente la humanidad. En este contexto surge la economía circular.

La economía lineal: el modelo que se agota para dar lugar a los negocios circulares.

Al mirar las pymes a lo largo del tiempo es posible ver la manera en que se desarrollaron y crecieron desde un pensamiento lineal, donde el fin generalmente ha sido la acumulación de bienes a través del crecimiento económico.

El modelo de pensamiento lineal basado en compartimentos estancos no admite otras formas de producir que no sea extraer, fabricar, distribuir, consumir y desechar.

Se dificulta pensar en otra lógica para alcanzar un modelo de negocio que sea rentable y exitoso como pueden serlo los negocios circulares.

Es por eso que cuando hablamos de economía circular, la propuesta es repensar el negocio desde el diseño y el origen.

El concepto de linealidad es indicativo de estructuras poco flexibles. Tiene que ver con comportamientos vinculados más al lucro y a los productos como medios en sí mismos.

Por el contrario, la visión circular muestra una tendencia y movimiento orientado a la integración, la flexibilidad y la redefinición del diseño de negocios. Por ello se los menciona como negocios circulares.

Estos sistemas que definen el modelo y comportamiento de las empresas no sólo repercuten en su ámbito sino en lo que está por fuera de ellas (en su grupo de interés), más allá del modelo organizativo.

El modelo de pensamiento lineal fue por mucho tiempo el único modelo aplicado.

Entonces, dentro de la lógica de un pensamiento lineal, las posibilidades de desarrollo y acción están condicionadas a procesos burocráticos de baja interacción, donde los esfuerzos se multiplican y se crean vías de doble sentido. En un sentido se genera el problema y en el otro se intenta mitigarlo.

Cómo producir y ser responsables al mismo tiempo.

Un ejemplo nos puede ayudar a comprender a qué se refiere el doble trabajo de producir y a la vez ser responsables en un desarrollo lineal. 

Una empresa de producción textil de bajo costo maximiza su rentabilidad...

  • Utilizando materias primas que dañan el medio ambiente.
  • Creando condiciones contaminantes para la comunidad en la que está ubicada. 
  • Ofreciendo formas de trabajo precarias. Es decir, condiciones que no cumplen con los estándares básicos que promueve la ley (salario digno, espacio de trabajo sin los elementos adecuados).
  • Tercerizando trabajos informales. 

...entre otros factores que inciden.

Esta condición, que surge de un modelo de negocios basado en la rentabilidad económica para los dueños, genera una serie de inconvenientes que en el tiempo perjudican a la realidad social y ambiental en la que se encuentra el planeta.

Supongamos entonces que la empresa toma conciencia de ello y decide apoyar económicamente a organizaciones que se dediquen a atender problemáticas sociales derivadas de la pobreza, o que trabajan en el problema del calentamiento global.

Esto muestra que sin modificar su modelo de negocio puede contribuir a causas justas. Sin embargo, no deja de contaminar y generar los problemas mencionados.

Ahora bien, ¿qué pasaría si esta empresa pudiera trabajar junto a estas organizaciones en el rediseño de su propósito?

Podría incluir en sus procesos productivos las mejoras necesarias para potenciar sus fortalezas, generar desde cero menos daños y a la vez mantener la rentabilidad económica.  Hacia eso se dirige la economía circular y el desarrollo de negocios circulares.

Conciencia plena que implica acciones responsables.

La conciencia social actual acerca de la situación social y el estado del planeta invita de manera insistente a las empresas a mirarse. Invita a evaluar sus valores y propósito inicial para redefinirse en función de las necesidades que priman en la actualidad. Una de ellas es transformarse a negocios circulares.

Sin duda, por sí solas no pueden abordar todas las temáticas que se incluyen por ejemplo en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), sin embargo, su contribución desde una nueva mirada será exponencial para la existencia futura.

Quienes se mantengan en una estructura y pensamiento conservador, estanco y lineal tendrán menos competencias para definir su sostenibilidad en el tiempo. Entendiendo sostenibilidad como la capacidad de existir sin comprometer los recursos de futuras generaciones.

Desde esta posición se propone la revisión de la estructura de la empresa y la cultura que define su comportamiento, evaluando al menos dos aspectos de impacto:

1.

Cuál es mi relación con las personas, internas y externas a mi empresa.

2.

Cuál es mi relación con el medio ambiente.

El primer concepto invita a reflexionar sobre cómo se comporta la organización con los colaboradores, con los clientes y con toda persona que interactúe en el mismo ambiente, sea por localía o alcance del producto.

El segundo, invita a reflexionar sobre cuál es el comportamiento de la organización en relación con el medio ambiente y qué hace al respecto, sea de manera directa o indirecta.

Esta primera auto-observación permitirá encontrar las oportunidades de mejora, a la vez que evaluar cuáles son las que mejor representan los intereses internos.

Tal es así, que el mundo de las pymes transcurre en permanente movimiento donde es necesario revisar periódicamente los alcances de nuestro impacto.

Para ello hay que pensar que cada acción tiene un efecto expansivo, como cuando cae una gota de agua en un recipiente o tiro una piedra en un estanque.

De esta manera empezaremos a visualizar cuáles son las oportunidades que tiene la organización para transformar los problemas sociales y ambientales en oportunidades de negocios. Estos pueden ser negocios circulares, por su impacto y por la propuesta de mejora que existe desde el diseño del mismo considerando el propósito.

¿Por qué es importante “hacer negocios” de una problemática?

Cuando se inicia una empresa, como ya se expresó anteriormente, la misma nace con un propósito. Este propósito se asocia a cuestiones que quien lo crea considera que hace necesaria su existencia.

Para ser más claros, si la persona necesita ingresos para vivir normalmente crea un negocio o busca un empleo. En cualquier circunstancia es posible elegir qué hacer y dónde realizarlo.

Cada vez con mayor frecuencia e importancia, en este tipo de decisiones interviene un factor principal que es un propósito, un para qué hacer lo que se hace.

Esto es clave, porque las personas se están planteando qué aporte dejan al planeta, a su descendencia y a la sociedad en general. Siendo una posible solución los negocios circulares.

Ser parte de la mejora del planeta es ser coherente con las decisiones. En la tendencia actual, las personas y las empresas eligen y deciden por productos o servicios que mejoran las condiciones sociales y ambientales.

Aunque “hacer negocios con los problemas” suena mal es positivo para el presente y para el futuro del planeta.
Crear negocios circulares de triple impacto.

El propósito es generar negocios que sean de triple impacto. Negocios que se comprometan no sólo con la renta económica sino que además sean creados con la finalidad de dar soluciones a problemas sociales y ambientales.

Lograr que un negocio de este tipo sea sostenible es el gran desafío de las pymes. Hasta ahora muchas de las empresas que trabajan estos problemas son aquellas que reciben subsidios para su intervención.

Si bien es positivo que esto suceda, el desafío real es lograr un cambio de pensamiento en el modelo mental y de negocios. Esto ofrece oportunidades insuperables, garantizadas por la sostenibilidad y la autosustentabilidad. Los negocios circulares buscan redefinir los patrones productivos desde el inicio. Buscan impactar reduciendo la cantidad de residuos y mejorando las condiciones para las personas y el planeta.

Como explican los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es una buena oportunidad enfocarse en que se puede solucionar desarrollando alianzas estratégicas. Esto ayuda a gestionar la sostenibilidad generando interacción con los diferentes actores sociales.

Una fuente multiplicadora de logros.

Sumar los grupos de interés en el desarrollo de actividades comerciales posibilita un criterio diferente en las decisiones y actividades, aportando al cambio de pensamiento sobre el modelo de negocio. El grupo de interés son todos los actores que se relacionan directa o indirectamente con la empresa.

Un ejemplo de lo anterior es cuando una persona o empresa compra un producto que a su vez, por su manera de producirse, busca resolver una problemática social. Indirectamente se está involucrando a ese actor en esa mejora.

Con la comunicación se logra que esta persona o empresa tenga conocimiento del aporte que está realizando con su compra. Esta situación sin dudas aumentará la satisfacción del consumidor.

Así es como también se puede medir el éxito en las organizaciones, encontrando las mejores oportunidades. Éstas promueven una transformación hacia una circularidad, ya que comenzamos a pensar el negocio incluyendo claves variables como el desperdicio, el uso de recursos, etc.

¿Cómo definir oportunidades de economía circular para las pymes?

Para poder definir oportunidades de circularidad para las pymes, es necesario empezar por revisar nuestro propósito y el de la organización. Relevar los valores personales y los de la organización será determinante para encontrar las oportunidades.

¿Por qué es importante concentrarse en el propósito?

Porque en la razón de ser y en los valores las empresas tendrán los anclajes y prioridades para encarar cualquier cambio, tanto sea en la gestión, en los productos o en la cultura.

Por ejemplo, tienes una empresa en el rubro gastronómico y tu propósito es “panza llena corazón contento”. Un valor que tiene tu pyme es el respeto. El respeto se entiende como valorar a cada persona por lo que es y lo que puede dar, por lo que todos pueden aportar valor.

En la detección de oportunidades podríamos intuitivamente pensar en situaciones como las siguientes:

¿A quién compro mi materia prima?

Podría comprar a productores locales y al mismo tiempo generar una red de proveedores para mi negocio y otros negocios locales.

¿A quién empleo?

Podría emplear personas de colectivos vulnerables mejorando las condiciones de empleabilidad para que más personas puedan trabajar y generar un salario digno.

  • De esta forma podría visibilizar y generar oportunidades sociales.
¿Qué hago con los sobrantes?

Podría asociarme con organizaciones vinculadas a los alimentos para canalizar los sobrantes de comida diaria.

  • Acompañar con acciones que trabajen en hambre cero.
  • Incorporar acciones de comunicación para ofertar antes de que termine el día los menús sobrantes y así más gente pueda terminar su día con el corazón contento.
  • Ampliar el segmento de mercado y de clientes.

En este ejemplo, simple y sintético, puedes ver la trazabilidad entre los postulados de la empresa y la oportunidad que hay en el medio.

Toda acción tiene manera de ser rediseñada para cumplimentar trabajos que puedan definirse en el triple impacto. Por un lado, el impacto social que se evidencia en el trabajo que se puede realizar con comunidades locales, por ejemplo.

Por otro lado, en relación con el medioambiente, en cuanto a usar productos ecológicos y la posibilidad de trabajar con la huella de carbono.

Todos estos aspectos hacen a la cadena de valor de la empresa. Cuando se mide y se proyecta, se hace desde este modelo posible de negocio.

De esta forma comienza a cambiar el modelo de pensamiento, abriéndose de lo lineal hacia la construcción colaborativa con otros, haciéndolo circular.

Detectando las necesidades nos permite pensar un cuáles son las oportunidades al respecto.

La implementación de los cambios se relaciona directamente con el anclaje, ello brinda la seguridad de no perder la esencia y define la apertura a nuevos desafíos.

El impacto de la cultura y los valores en los negocios circulares.

En las organizaciones las personas se agrupan (en su mayoría) por afinidad.  Es decir, por compartir puntos de vista o formas de comportarse: cultura y valores. Esto hace que se acelere o ralentice la implementación de la economía circular.

Cuando se evalúan los equipos de trabajo, cuando se comunican aspectos culturales de la empresa o cuando se publicitan propuestas o productos, surge en el sentir personal si adherimos o no a los valores y cultura de la empresa.

Lo anterior define el clima de trabajo y el sentirse parte de una empresa. Si por un momento cada uno se pone a pensar en ello, rápidamente se puede individualizar cuáles son los aspectos con los que se acuerda y con cuáles no.

Si se toma esto como referencia, se cuenta con las alertas necesarias para empezar a pensar en las oportunidades.

Las oportunidades si bien se definen como algo que existe fuera de mí o de mi empresa, para detectarlas y aprovecharlas será importante realizar un análisis interno.

Las organizaciones, independientemente de la temática que aborden, de su finalidad o su formato legal, tienen la oportunidad de contribuir trabajando en diferentes problemáticas a través de la gestión responsable y consciente.

¿Qué problemáticas podemos elegir?

Para definir las problemáticas sociales y/o medioambientales es necesario tener en cuenta que son variadas y poseen diferentes componentes de incidencia en el aumento o disminución.

Un buen recurso es la definición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los ODS nos alinean con el mundo ya que marcan la agenda a nivel planeta, sin distinguir tamaño, volumen de negocio o estructura.

Es importante interiorizarse en la definición de los ODS para concentrar y orientar los esfuerzos en las acciones que aporten soluciones.

Para alinear las acciones, tu empresa debe reconocer qué ODS se relaciona con la actividad de tu negocio.

Una vez que se da la alineación entre lo personal, lo organizacional y las problemáticas que se pretende dar solución, es el momento donde las organizaciones deben realizar sus ajustes de diseño para comenzar a funcionar desde la comprensión de triple impacto y de los negocios circulares.

En los 17 ODS se reconocen las preocupaciones más importantes aceptadas por todos los países y estados, también por las empresas.

Las 5P.

Los ODS se dividen en problemáticas sociales y medioambientales. A partir de la definición, éstos se reagrupan según el criterio de las 5P: Personas, Planeta, Prosperidad, Paz, Socios estratégicos (partnership).

Estas consideraciones permiten a cualquier organización identificar desde su corazón de negocio, a qué grupo de objetivos puede aportar.

Los ODS vienen a mostrar una evolución en el propio pensamiento de la ONU. La singularidad está en el abordaje integral. Cada uno puede comprometerse desde el lugar que ocupa y con lo que hace. Es lo que realmente genera una transformación.

Esto significa que cada persona y empresa puede tomar conciencia de las necesidades del planeta (sociales y medioambientales) y generar acciones, individuales y colectivas con sentido de propósito para poder generar mejoras en los problemas que aquejan a la humanidad.

Con comprensión plena de esta oportunidad y pudiendo elegir a qué problemáticas se puede aportar, pensemos en cuáles de los ODS mi negocio tiene mayor afinidad, ya sea por convicción o por adhesión a través de las organizaciones en las que participan las personas.

(Dibujo basado en un gráfico recuperado de la nota de HÉCTOR INFER, Socio Fundador de Transform Action y Partner & Global Trainer de Barrett Values Centre). Observatorio de Recursos Humanos y RR.LL. Conciencia de Sostenibilidad. Cómo medir la contribución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Incluir en la agenda de la organización y su estrategia de negocio alguno de los ODS implica un cambio significativo en la misma, considerando que a partir de ahí se propone una reorganización y redefinición de procesos y prioridades.

Ahora bien, ¿cómo evidenciamos nuestra responsabilidad una vez definidos los ODS?

Cómo hacernos responsables por lo que generamos.

Las pymes en su cadena de valor generan impactos positivos como negativos.

Desde lo geográfico (por estar ubicada en una ciudad), generan en su entorno diversos impactos sociales, económicos y medioambientales.

El producto en sí mismo genera impactos positivos y negativos, desde su uso, los materiales, su packaging, etc.

Por lo tanto, la empresa es responsable por la interacción en su cadena productiva y con cada grupo de interés, en cuanto a lo que promueve con su propósito como en las vinculaciones para gestionar estratégicamente su actividad.

Un ejemplo puede ser el tratamiento de residuos de una empresa industrial. Esta situación tiene impacto en el medioambiente local. No sólo para los colaboradores internamente sino también para toda la población, incluso la población futura, aun cuando se mudara o dejara de existir. 

El primer paso es detectar esta situación. Luego hay que tomar la decisión de accionar sobre ellos, ya que con la intención no basta. Después hay que diseñar un plan de acción e implementarlo.

Ejemplo de algunos temas que se deberían incluirse en un plan de acción.

Para el abordaje incluyendo los ODS y la posibilidad de desarrollar negocios circuales, la pyme  del ejemplo anterior debería:

  • Definir qué implica el tratamiento de residuos para la empresa y su alcance. Es importante no sólo describir el problema sino también hasta dónde está dispuesta a hacerse responsable.
  • Alinear la visión, misión y valores con los ODS, para integrarlos a la estrategia de negocios.
  • Preguntarse por qué y para qué apoyar y trabajar en este objetivo.
  • Realizar un relevamiento interno y externo del impacto de estas definiciones.
  • Comunicar y capacitar a los colaboradores como también a todo el grupo de interés.
  • Desarrollar una cultura basada en valores que promuevan el cuidado del medio ambiente.
  • Definir indicadores para medir las acciones. Es natural medir el impacto económico, sin embargo, no sucede lo mismo con el impacto social y/o medioambiental que se genera a través de las actividades propuestas.

Si se integran las problemáticas sociales y medioambientales al diseño del negocio, es más simple gestionar el cambio porque implica la integración y rediseño del modelo hacia un negocio circular.

Poder proyectar soluciones a partir de la actividad cotidiana se convierte en un valor cultural y genera oportunidades de negocio, además de ser atractivo para captar talentos.

Ser responsables del impacto interno y externo habla de la coherencia que necesita el planeta. La sociedad necesita vivir en un sistema que busque equidad, solidaridad y amor.

¿Cuáles son las posibles soluciones? 

Las empresas juegan, por esencia, un rol fundamental como agentes de cambio social.

Permiten el desarrollo, el crecimiento del capital económico y de las personas que trabajan en ellas. También del crecimiento de la comunidad en la que están inmersas. Incluso el crecimiento en otras fronteras cuando, por ejemplo, un producto viaja de un lugar a otro.

Las pymes pueden lograr la activación de la economía.

También son capaces de transformar el contexto donde están inmersas. Generan impacto en el ambiente, también en lo social, educativo y político. Ya sea desde su cadena de valor productivo, desde las relaciones intersectoriales, las relaciones sociales o los programas de sostenibilidad.

La humanidad existe y coexiste en un mundo de relaciones que, si son coherentes y basadas en valores, tenderán al cuidado y sostenibilidad del planeta. Cuando se habla de coexistir, significa que los seres humanos viven con otros, porque somos seres sociales.

Entonces, toda solución está al alcance de la mano, solo hay que saber gestionarla. Para gestionar es necesario saber y tener definido el mapa de grupo de interés, para dimensionar impactos.

Las soluciones posibles son toda acción que permita revertir una situación crítica. Acciones como una conducta, un proceso, una política, generar o adherir a un movimiento, gestionar el cambio adecuadamente. Así se verán resultados, que deben ser medidos.

Cuando somos parte de una empresa asumimos no sólo un compromiso en el logro de objetivos económicos, también asumimos una responsabilidad social y para con el medioambiente, porque se toman decisiones que tienen impacto.

Conclusión

Te dejo a continuación un resumen de los puntos más importantes.

  • Cada pyme tiene en su poder la oportunidad de cambiar la realidad para nuestro presente y el de las futuras generaciones.
  • La acción de cambio hacia una economía circular es un derecho y una responsabilidad tuya y de cada una de las personas que habitamos el planeta.
  • En este post vimos que en el contexto social, económico y ambiental hay una evidente necesidad de cambios.
  • El modelo lineal se agota y ya no alcanza con acciones de responsabilidad paralelas. Es necesario cambiar el modo de pensar. Una propuesta es la generación de negocios circulares.
  • Es por ello que se definió la importancia de pensar en los problemas como negocios rentables, donde ganar implica mejorar el planeta.
  • Esto nos lleva a analizar la empresa y definir las oportunidades para desarrollar negocios circulares. Se debe tener en cuenta el producto y la ganancia económica, a la vez que generar alianzas estratégicas con los demás actores llamados grupos de interés.
  • De las oportunidades, ideas o intenciones hay que pasar a la acción. Por ello trabajamos en analizar qué problemáticas elegir, comprendiendo cómo nos hacemos responsables de lo que generamos.
  • Cuando pasamos a la acción elegimos ser responsables, es por esto que es importante diseñar planes que puedan implementarse y medirse.
  • Hacer negocios con los problemas de hoy puede ser la salvación del planeta.
  • Cada pyme debe encontrar cuál es su potencial para contribuir a la mejora social y medioambiental.
  • También tiene que establecer los parámetros de la acción, para que sea realizable y medible.

Cuéntame sobre tu empresa.

  • ¿Cómo estás gestionando tus residuos?
  • ¿Cuáles son tus acciones de responsabilidad social sobre lo que generas?
  • ¿Ya estás aplicando estrategias circulares en tu empresa? Comparte qué acciones estás realizando.

Si en cambio tu empresa crea actualmente impactos negativos y quieres gestionar lo que generas pero no sabes por dónde empezar, contáctame y te ayudo.

Si necesitas saber más sobre cómo puedo ayudarte con Economía Circular accede aquí

¿Te interesó este artículo?

Te invito a compartirlo en tus redes sociales y con tus colegas.

Hasta la próxima,

Paola

Sobre Mí

Experta en Consultoría Sistémica. Licenciada en Sociología.

| Enfocada en ayudar a Pymes y Empresas Familiares aportando soluciones estratégicas para mejorar los resultados y aumentar la productividad.

| Especializada en Economía Circular para asesorar y acompañar a las empresas a identificar oportunidades de nuevos negocios a partir de los residuos.

Deja tus comentarios

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Entradas Relacionadas

>