Definir el propósito empresarial es plantearte porqué tu empresa hace lo  que hace y qué impactos generas.

En otras palabras, es hacerte esta pregunta: 

"¿Qué perdería el mundo si tu empresa desapareciera?"

En los últimos años hemos podido apreciar que las pymes se han orientado fuertemente a empoderar a las personas, considerando que son el engranaje principal que mueve el mundo.

Las pymes demandan cada vez más talento comprometido para gestionar los negocios. Parte de la estrategia para lograrlo será que puedan tener definido su propósito empresarial.

A la vez, cada día encuentras más personas que quieren trabajar en empresas en las que se les permita aportar valor.

¿Aún no tienes definido el propósito empresarial o el tuyo personal?

Entonces, te invito a conocer más acerca del propósito y sobre cómo usar el IKIGAI como una herramienta que te ayude a definirlo.

Estos son los temas que trataremos en el post:
  1. 1
    Propósito empresarial, ¿qué es y por qué es importante para tu pyme?
  2. 2
    IKIGAI, sobre qué trata esta filosofía japonesa que muestra una manera de comprender el mundo y habitarlo.
  3. 3
    Cómo usar el IKIGAI como herramienta para definir el propósito de tu pyme o tu propósito personal.

Hoy muchas pymes están utilizando el IKIGAI para diseñar su propósito empresarial. La propuesta es facilitarte la herramienta para que puedas diseñarlo en tu pyme. 

Podrás practicar primero definiendo tu propósito personal a partir de las premisas del IKIGAI, un ejercicio que recomiendo. Luego usar el IKIGAI para también definir el propósito empresarial.

¿Qué es el propósito empresarial?

El propósito es aquello que nos motiva a hacer. Es lo que nos genera felicidad genuina, lo que impacta en nosotros mismos y a la vez genera impacto en otros (personas y organizaciones, relacionadas o no con el negocio).

Cuando vas cada día a tu empresa, ¿notas que existe esa felicidad por lo que logra tu pyme? A eso me refiero, es la satisfacción de lograr resultados, no sólo económicos sino también en los empleados y en los clientes.

Debes tener en cuenta que el impacto que generamos debe trascender el producto, apunta a que puedas generar experiencias extraordinarias, logrando fidelizar clientes, empleados y proveedores.

El propósito es la razón permanente que da sentido a las acciones y a la vida de cada uno.

Cuando se agrupan personas con las mismas motivaciones, trabajan en pos de un propósito común. Así lo hacemos en las pymes, poder expresarlo y explicitarlo en la estrategia hace que aproveches esta fortaleza para maximizar los resultados, haciendo eficiente las decisiones.

Esto hace a la trascendencia de las pymes generando acciones sostenibles.

El propósito plantea preguntarse:

  • ¿Para qué hago lo que hago?
  • ¿Qué quiero lograr?
  • ¿A quienes impacto?

Esto aplica tanto a lo empresarial como a lo personal.

Es importante leer estas preguntas y ver qué sentido tienen en tu empresa.

Es posible que tengas en tu mente o en el inconsciente de la empresa los conceptos, lo más importante es poder aterrizarlos y comunicarlos para que tomen relevancia y sean expansivos.

Te pregunto… 

¿Conocen tus empleados el propósito empresarial de tu pyme?

¿Podrían decirte tus empleados cuál es el valor agregado de su trabajo en la empresa?

¿Se ven identificados con la empresa?

Es posible que no lo tengan tan claro si no lo has comunicado. También es probable que definan su propósito personal, es decir que puedan describir aquello con lo que se pueden identificar.

Es de enorme importancia definirlo como parte del mapa estratégico de tu pyme. Recuerda que las personas quieren contribuir a causas mayores, y eso las motiva. Los clientes quieren contribuir a causas superiores, por lo cual puedes ayudarlos a la vez que los fidelizas y así toda la cadena de valor.

Todos los seres humanos tenemos un propósito, no siempre lo explicitamos y muchas veces se ve desvirtuado por cuestiones que distraen la esencia de uno y su actividad.

Para diseñar el propósito empresarial y también el propósito personal podemos tomar el concepto IKIGAI, que evoca la filosofía japonesa y que define la felicidad eterna.

¿Qué es el IKIGAI?

Una traducción posible del término IKIGAI es “razón de ser”.

Esta filosofía de vida nació en la isla de Ogimi, en Japón, donde cerca del 25% de la población longeva supera la media mundial.

Este concepto abarca desde los valores que tienen como comunidad, como lo es el trabajo en equipo, la colaboración, la empatía y la generosidad, que hacen a su manera de relacionarse entre ellos; hasta la alimentación y la manera de comprender los tiempos de trabajo y de descanso.

En parte, la explicación de este suceso curioso es que en este lugar las personas se enfocan en la actividad que están haciendo y la viven cien por cien conectadas a lo que hacen.

Esto hace que se sientan completos y felices considerando que lo que hacen les apasiona, eligieron hacerlo y saben para qué lo hacen. Le dan una real dimensión a la importancia de lo que hacen.

El concepto de IKIGAI nos muestra, en cierta forma, una manera de comprender la vida. Esta se define a través de ciertos aspectos de contexto que permiten acercarse al propósito personal.

Esto derivó en que muchas personas y empresas lo han tomado para trabajar sobre su propósito personal y empresarial.

Desde el coaching ejecutivo se trabaja con el IKIGAI para alinear intereses de la empresa con los personales y profesionales.

Este punto es crítico para el trabajo con equipos y la retención de talento. Retención entendida como la elección de mi empresa por sobre otras en el mercado.

Utiliza el IKIGAI para definir el propósito empresarial de tu pyme [y el tuyo personal].

Apreciando el gráfico de IKIGAI es posible relevar aspectos que son centrales en el desarrollo de las personas, lo que permite evaluar cuán cerca o lejos están de su felicidad plena.

Propósito Empresarial

Antes de definir el propósito empresarial de tu pyme, practica este ejercicio definiendo cuál es tu propósito personal.

El ejercicio KIGAI] para definir tu propósito personal.

Realizar este ejercicio implica hacerse a uno mismo algunas preguntas.

El IKIGAI trabaja en estos cuatro ejes claves:

1.

Lo que te apasiona.

2.

Lo que el mundo necesita.

3.

En lo que se te puede pagar.

4.

En lo que eres realmente bueno.

Estos cuatro ejes reflejan todo lo que define la felicidad de las personas. Si puedes resolver positivamente estos puntos es posible considerar que estás en plenitud. 

Si todos los ejes están equilibrados y mantienen coherencia es posible definir tu razón de ser que se ve en la intersección de los cuatro ejes.

En el caso contrario, por ejemplo, si no logras hacer lo que te apasiona, recibir una buena paga por lo que haces, no sabes en qué eres bueno o no te interesas por lo que el mundo necesita, posiblemente aún no sientas una satisfacción plena.

También, el desequilibrio en cualquiera de estos ejes puede generar cierta falta de entusiasmo que se traduce en las acciones. 

Cuando se relacionan los ejes entre dos, es posible encontrar resultados positivos como pasión, misión, profesión y vocación. Sin embargo, siempre estarán faltando los demás ejes que complementen para alcanzar ese estado ideal, esa razón de ser, el propio IKIGAI.

El ejercicio [IKIGAI] para definir el propósito empresarial.

Ahora que sabes como funciona la herramienta, te invito a realizar el ejercicio del IKIGAI para definir el propósito de tu pyme.

En este caso considera como primera medida que la empresa está integrada por personas con habilidades específicas y potenciales, además de valores e intereses aspiracionales.

Para una pyme que entiende su estructura como “un sistema que de su interacción genera resultados”, es viable esta mirada.

La mirada sistémica es integradora y complementaria. Permite a la pyme valorar lo global en su definición y lo particular en su valor agregado.

El IKIGAI está alineado a la mirada sistémica, entendiendo que toma en consideración los aspectos clave para la toma de decisiones. No busca discriminar unos sobre otros, sino que marca cuál es el equilibrio en su definición.

El ejercicio del IKIGAI en la pyme.

Es posible chequear los cuatro ejes en:

1.

Lo que te apasiona:

lo que tu empresa hace y a dónde se ve en un futuro (visión y misión).

2.

Lo que el mundo necesita:

productos y servicios en circularidad, integrar a los procesos y en la estrategia un diseño que sea inclusivo y que cuide al planeta.

3.

En lo que se te puede pagar:

calidad, innovación, ser sostenible en los negocios, siendo rentable para los socios, el medioambiente y la sociedad.

4.

En lo que eres realmente bueno:

el “core” de tu negocio, aquello que lo distingue de otros y que lo hace exitoso.

Hasta aquí es importante rescatar que la definición del propósito empresarial es de gran importancia para alcanzar el éxito de la pyme.

También pone en relieve la necesidad de estar alineados en los intereses porque de ello depende el potencial de negocio. 

La razón de ser se vuelve inagotable. Torna a las pymes más ágiles y a la vez las hace más responsables y comprometidas con todo: la organización, las personas, el medio ambiente y los grupos de interés.

A partir de la mirada sistémica, integrada e integral, es posible plantear desde el propósito el mapa estratégico de la pyme y además definir la cultura de la empresa.

Conclusión

Quiero que te lleves contigo estas conclusiones:

  • Tener un propósito, tanto a nivel personal como en tu pyme, es saber para qué hago lo que hago, qué quiero lograr y a quienes impacto.
  • Una vez definido, es importante que todos (empleados, clientes, proveedores) conozcan cuál es el propósito de tu pyme.
  • En este post has podido familiarizarte sobre el propósito, conociste una definición posible y el impacto del mismo, atento a la importancia que tiene para la pyme esta mirada sistémica.
  • El IKIGAI es un concepto japonés que trata de que todos, personas y empresas, tienen un sentido de ser.
  • Se puede aplicar el IKIGAI a las personas y a las pymes, como una manera de llegar a la definición del propósito.

Ahora te toca a ti.

Desarrolla tu propósito empresarial y cuéntanos tu experiencia.

Te invito a realizar el ejercicio del IKIGAI para desarrollar el propósito de tu pyme. Luego, te animo a compartir tu experiencia con los lectores de este blog respondiendo a estas dos preguntas:

  • ¿Consideras que te ha sido fácil definir tu propósito utilizando el IKIGAI?
  • ¿Quieres compartir con los lectores del blog cuál es tu propósito empresarial?

Si el post te resultó interesante compártelo en tus redes y con aquellas personas que estén en la búsqueda de su propósito personal o de negocios.

Muchas gracias por pasarte por aquí y hasta la próxima,

Paola

Sobre Mí

Experta en Consultoría Sistémica. Licenciada en Sociología.

| Enfocada en ayudar a Pymes y Empresas Familiares aportando soluciones estratégicas para mejorar los resultados y aumentar la productividad.

| Especializada en Economía Circular para asesorar y acompañar a las empresas a identificar oportunidades de nuevos negocios a partir de los residuos.

Deja tus comentarios

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Entradas Relacionadas

>